Saltar al contenido

Oración Para Bajar de Peso

Una de las formas de poder bajar de peso son las oraciones, pero no hay que confundirse ya que estas oraciones son por cuestiones de salud y no estéticas, es por ello que solo tendrás resultados si es por cuestiones de salud que se tienen que mejorar al ser nuestro señor, nuestro médico espiritual.

Oración Para Bajar de Peso Completa

Hacer está oración una vez por la noche durante 7 días

Señor rey del cielo y de la tierra.

Creador de seres humanos, plantas

y animales. Tú eres mi hacedor, me conoces

bien y eres mi médico santo y milagroso.

Cuando he venido a ti a implorar por

salud, me has respondido al momento

dándome liberación y gozo. Me has sanado

de mis aflicciones. Has quitado dolores

que me atormentaban, enfermedades y

azotes que doblegaban mi ser y me

quitaban las fuerzas para el diario

vivir. Creo en ti aun si no me hubieses

respondido, porque sé que tú no eres

quien envía la enfermedad, pero permites

pruebas conforme a nuestra capacidad.

También eres Dios bueno y misericordioso y

lavas mis transgresiones, mis pecados, mis

ofensas y mis errores, por lo cual vuelvo a ti,

pidiendo de corazón sincero a confesarte

que te he fallado y no he cuidado el

santo templo de tu espíritu que tú me

prestaste para llevar a cabo la misión

eterna. Fui negligente y permiti que las

cosas de este mundo cortarán mi salud

y desbalance a mi peso. Sé que esto,

puede causar enfermedades

que tú no has mandado. Es mi culpa y lo confieso,

pero te pido que mi clamor llegue hasta ti

y me concedas la fortaleza, la voluntad,

dominio propio y firmeza de carácter

para someter este cuerpo a disciplina.

Para que con comida saludable ayuno y

vigilancia continua, pueda volver al peso

saludable que para mí tú has establecido.

Guía señor a los médicos, nutricionistas,

consejeros, entrenadores y a quienes pongas

en mi camino para que me apoyen en este

cambio de vida y que junto a ti, me

señalen la ruta. Seguir los pasos

certeros. Todo basado en tu amor y en tu

Santa voluntad. Entiendo que mi cuerpo

tiene sus virtudes y sus limitaciones y

prometo no atender consejos que puedan

causar mi mal, ni buscaré vías rápidas para

recuperar la salud que tanto anhelo. Yo

sé que tú me ayudarás y me darás

felicidad al ver que los números en la

balanza bajan cada día más.

Te lo pido por Cristo Nuestro Señor

Amén