Saltar al contenido

Oración católica para antes de viajar

Oración católica para antes de viajar

En este caso te traemos una poderosa oración católica para antes de viajar, con la cual vas a recibir todas las bendiciones de Dios para que te acompañen en cada momento de tu vida. Con esta oración vamos a pedirle a Dios que sea nuestro guía en el viaje que estemos por realizar, para que podamos llegar a nuestro destino con total seguridad.

Ten en cuenta que ahora más que nunca por el panorama actual de todo el mundo, es más importante buscar a Dios para que nos esté protegiendo constantemente. En este caso le pedimos para que sea nuestro piloto, nuestro guía y nuestro guardián. De este modo vamos a poder llegar sano y salvo a nuestro destino y vamos a poder volver bajo su protección.

👉 Oración católica para antes de viajar 🙏

👉 Oración católica para antes de viajar 🙏

Padre amado tú que eres el creador,

de los cielos como de la tierra,

Señor tú que te compadeces,

del más humilde como,

desesperado.

Tú Padre amado que

haz, dado salud,

al enfermo como tu grande,

amor es incondicional.

Vengo a Ti para solicitarte

que seas,

quien nos cuide para poder,

emprender este viaje.

Para que nos acompañes que sea,

tu mano poderosa quien nos guíe,

cuídanos Señor en este largo,

viaje que estamos,

por realizar.

Aparta de nuestro camino todo mal,

que nos pueda asecharnos,

aleja a todo enemigo,

que quiera hacer el,

mal.

Padre de bondad ayúdanos a llegar,

con bien a nuestro destino,

que no haya obstáculo,

que se pueda presentar.

Sé tú Señor el conductor pide la,

bondadosa ayuda de tus ángeles,

guardianes para qué de igual,

forma nos cuiden como,

 asimismo, nos protejan.

Igualmente, cuida a

todos los viajeros,

qué en este mismo momento,

hacen sus respectivos.

Viajes ya sean de,

negocios como familiar.

Señor que tus ángeles

puedan brindarnos,

la debida seguridad que tu espíritu.

Nos acompañe para que nos,

haga llegar con bien,

a nuestro destino.

Que donde quiera que

vayamos Señor,

sea tu mano poderosa quien sea,

quien nos guíe como nos,

proteja.

Porque sólo tú Dios eres el dador,

de la paz como de la tranquilidad,

que necesitamos en este,

viaje.

Padre amado bendice nuestro camino,

porque nuestras familias nos,

esperan con los brazos,

abiertos.

Padre amado cuento contigo porque,

lo único que queremos es,

llegar bien para poder abrazarlos.

Poderoso Dios amado

bendice como,

también ilumina a todos los,

conductores.

Que tienen a su cargo

la vida de muchas,

personas para que seas tú quien,

sea quien conduzca ese,

transporte.

Padre dales la paciencia como la tranquilidad,

a los conductores para poder resolver,

cualquier imprevisto que pudiera,

presentarse durante el viaje.

Padre tú más que nadie

conoce los caminos,

como las vías por eso nos sentimos,

seguros porque viajarás,

con nosotros Señor.

Señor te pido que este

viaje sea tranquilo,

para que nuestra llegada,

sea con mucho bien.

Te agradezco mi buen Señor porque,

sé que nos protegerás como,

igualmente recibiremos,

tu gran bendición.

Señor te pedimos que tu presencia,

colme este transporte de mucha,

tranquilidad a todos nosotros.

Padre amado quiero que nos regales,

un viaje feliz permite que todos,

estemos cubiertos con la,

hermosa presencia de tú espíritu.

Te doy gracias Padre amado porque,

siempre nos escuchas todo,

esto te lo pedimos como,

igualmente, te lo agradecemos.

Confiamos como esperamos en ti,

padre de misericordia,

gracias por tus bendiciones.

En tus manos encomendamos este,

viaje como a nosotros mismos,

en tus manos dejo nuestras,

 vidas como nuestro viaje.

Amén.

[plegar]

Dios se nuestro guía y otórganos protección

Cuando llega el momento de realizar un viaje podemos llegar a sentirnos un poco angustiados y con cierto nerviosismo. Pero no hay porque temer ya que con esta poderosa oración, vamos a poder hacer que todo salga bien. De hecho, vamos a tener la mejor protección de todas, la de nuestro Padre Celestial, por lo que no importa si viajamos por avión o por tierra, podemos estar tranquilos de que todo va a salir como Dios tiene planeado.