Saltar al contenido

Oración al Divino Niño de Praga

Hay situaciones en nuestro día a día, que nos llevan a la tristeza o a la desesperanza. Bien sea porque no tenemos trabajo, el dinero no nos llega, nuestra salud se ha deteriorado o tal vez no hemos tenido suerte en el amor y por lo general por más que nos esmeramos para tratar de que todas estas circunstancias cambien, el resultado es el mismo y el pesimismo nos empieza a invadir. De lo que tal vez no nos hemos dado cuenta, es de que necesitamos de la ayuda de nuestro Dios y creador para que toda nuestra vida cambia de manera positiva.

Es por eso que en esta ocasión te traemos esta poderosa oración al Divino Niño de Praga ya que el mismo Jesús nos dijo que lo que quisiéramos pedirle, lo hiciéramos por los méritos de su bendita infancia.

Oración al Divino Niño Jesús de Praga para situaciones malas

Candoroso y amoroso niño Jesús de

Praga, hijo adorabilísimo de María la

Virgen y madre Inmaculada.

Por lo mucho que te amo, admiro y honro,

ante tu gloriosa imagen hoy te ruego con

fervor: Que tu amor sea mi soporte y

amparo, que tu sonrisa sea mi alegría y

tu mirada mi protección.

Que tus brazos me envuelvan

y sean mi refugio en todo

mal momento, en toda complicada ocasión y

que tu luz alumbre mis dificultosos caminos.

A tus sacratísimos pies me

postro, pues sé que a pesar de mis

debilidades, de mis muchos defectos y mi

inclinación al pecado, tú estás ahí y

atento, me escuchas.

Tu envuelves mi alma

con tu dulce y bondadoso amor, limpias mi

corazón de toda falta y con gran

presteza y solicitud me envías tus

bendiciones.

Divino y hermosísimo Niño, Dios y

Salvador nuestro, con el más profundo

sentimiento que nace en mi interior, yo

te adoro, te alabo, te glorificó y amo.

Te ofrezco todas las cosas buenas que poseo

y todo el bien que yo pueda hacer.

Yo… (Di tu nombre)

hoy te entrego mi vida y mi corazón.

Poderosísimo y majestuoso Niño Jesús,

Hijo del Padre Celestial, que descendiste

de los Cielos y viniste al mundo

para cumplir los designios eternos

de salvar a los hombres, rescata mi alma,

refuerza mi corazón y aleja de mí,

todo lo que me causa dolor y preocupación.

A Ti, dulcísimo Jesús de Praga,

Niño bendito y hermoso, dirijo

mis oraciones y sinceras súplicas,

esperando que con tu poder,

obres en mi vida un milagro;

Por a mi disposición los medios

que preciso para salir de ésta

muy difícil situación en que me encuentro

y haz que vuelva a mí, la tranquilidad

y el bienestar.

Amén.