Saltar al contenido

Oración Cristiana de la Sanidad

La oración de la sanidad es una de las mejores cosas que podemos hacer para nuestro familiares, amigos y nosotros mismos. Podemos tener la dicha de ayudar a nosotros mismos en los momentos más complicados.

Oración Completa Cristiana de la Sanidad

Padre bueno y padre bondadoso nos

presentamos un día más delante de ti

para lavarte Señor, para bendecirte.

Para refugiarnos en tu poderosa presencia,

sabiendo Señor, que tú vas a hacer algo

completamente extraordinario por

nosotros.  Hoy te pedimos Señor, que

permitas que tu Espíritu Santo llegue a

transmitirnos fe a través de la

pantalla de nuestra computadora.

Señor, ponemos nuestra fe para que tú vengas

a sanar nuestras vidas. Para que vengas a

levantarnos. Para que te lleves toda

enfermedad del cuerpo de los hombres.

Hoy, Padre Celestial, te pido por todas

las personas que estén pasando

por una enfermedad. Por todos aquellos

que se sienten completamente

derrotados porque algo les está

quejando dentro de su cuerpo. Te pido Señor

que ordene que sus células empiecen a

regenerar completamente su organismo

para que tu nombre sea glorificado en la vida

de todos los hermanos que me están acompañando en

esta oración. Tu palabra dice Señor,  quien

recibimos salud. Quién medicinas.

Tú eres nuestro sanador y que en la cruz del

calvario entregaste tu vida Señor para levantarnos.

Para hacer que no fuésemos enfermos.

Para sanarnos completamente. Tú pagas

Señor con tus llagas benditas,

por todas nuestras enfermedades

y hoy nos depositamos delante de ti

confiando Señor en tu soberano nombre, en

tu poderoso nombre que nos levanta, que

nos restituye. Que hoy Señor nos

transforma y hace cosas totalmente

especiales en nuestras vidas. Hoy Padre

celestial, nos refugiamos en ti, nos

apoyamos en tu presencia y sabemos que

de tu presencia, recibiremos paz.

Recibiremos gozo, medicina y salud

porque tú eres enormemente bueno

y hoy Señor, nos abrazamos a tu fidelidad.

Isaías en tu palabra, nos declara Señor que por tu

llaga el cuerpo de los hombres es

completamente sano. Señor hoy nos paramos

en esta palabra y creemos firmemente que

tu, Señor haces una obra poderosa y especial

a través de nuestros corazones que te dicen Señor:

«En ti confiamos, Jesús hijo de David. Ten

misericordia de nosotros así exponemos

nuestro corazón delante de ti, Padre

celestial, pidiéndote un milagro para que

tú nos levantes».

Señor, ante tu poderoso y santo nombre y

en medio de nuestras vidas, hoy nos

depositamos ante ti, sabiendo que de ti,

vendrá nuestra esperanza y que tú

eres nuestro refugio, que eres nuestro

lugar de protección. Hoy Señor, nos

apoyamos en tu soberano y poderoso

nombre y reconocemos, declaramos y por

fe, Señor esperamos recibir la respuesta de que

tú nos levantes, de que tú sanes.

Tu que  haces algo totalmente especial en

nuestras vidas, Padre celestial,

te alabamos y te bendecimos en el

poderoso nombre de Cristo Jesús

y nos entregamos con toda confianza,

con toda fe delante de ti.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén

[plegar]